Lección 4 | Jueves 25 de julio del 2019 | Limosnas para… personas responsables | Escuela Sabática para Jóvenes

JUEVES 25 JULIO
LIMOSNAS PARA… PERSONAS RESPONSABLES
Opinión: Deut. 15:7-11
Si le das unos pesos a un mendigo, ¿has ayudado?
Sospecho que. para la mayoría de nosotros, la respuesta fácil sería “sí”, o un “supongo que sí” (encogiendo los hombros).
¿Y si quien pide gasta ese dinero en drogas o alcohol? ¿Has ayudado de todos modos?
No voy a decir que soy un experto en ética o filosofía, pero he leído e investigado bastante sobre la deontología y el consecuencialismo. La deontología “utiliza reglas para distinguir lo correcto de lo incorrecto”,’ lo que quiere decir que el mundo y las decisiones son “blanco o negro”. El consecuencialismo, como sugiere el nombre, determina “si algo es correcto o no según sus consecuencias”.2 (Te animo a buscar en Google más tarde el “dilema del tranvía”.) No intentaré convencerte de que Dios es de una forma u otra; sin embargo, me parece bastante claro que Dios nos pide que ayudemos, y no creo que él nos juzgará sobre la base de las consecuencias de nuestros intentos de ayudar. Más importante aún, él conoce la mejor manera de ayudar.
Sí, un mendigo puede gastar esos pesos en algo con lo que tú puedes no estar de acuerdo, pero tú no sabías qué hará. ¿Deberíamos evitar ayudar por un estereotipo o una posibilidad? Pienso que la respuesta queda en claro, si miramos ejemplos de ocasiones en las que Jesús ayudó. ¿Se detuvo a pensar sobre el día de la semana, la raza de la persona, la seriedad de la situación (posesión demoníaca o quedarse sin vino) o el pasado de la persona? Él simplemente AYUDÓ.
No sabemos qué le sucedió a cada persona luego de que ocurrieron sus milagros. Técnicamente, es posible que el paralítico de Mateo 9 haya ido a su casa y haya dicho cosas feas a su madre, aunque lo dudo mucho. Pero el punto que quiero dejar en claro es que creo que Jesús ayudó porque ayudar es bueno, y porque es lo correcto. Jesús ayudó, y al ayudar a otros, los guió al Padre.
Como cristianos, podemos enredarnos tanto en los detalles que pienso que subestimamos el poder de Dios. En una situación en la que no estamos seguros de qué hacer, podemos pedirle sabiduría. Es más, deberíamos, simplemente, ser ejemplos piadosos para quienes estamos ayudando y guiarlos al Padre.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Alguna vez el miedo a las consecuencias hizo que no ayudaras?
El mundo se está convirtiendo en un lugar más complicado. ¿Cómo se ve ayudar hoy en día?
=============================
ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES
Lectura del folleto Joven
Lección 4: Para el 27 de julio de 2019
MISERICORDIA Y JUSTICIA EN SALMOS Y PROVERBIOS
Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados
Narración: Adan Vicente

(92)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*