Lección 4 | Lunes 22 de julio del 2019 | Un refugio para los oprimidos | Escuela Sabática para Jóvenes

LUNES 22 JULIO
UN REFUGIO PARA LOS OPRIMIDOS
Logos: Salmo 82; 101; 146.
SALMOS: CANCIONES DE ESPERANZA PARA LOS OPRIMIDOS (SAL. 9:7-9.13-20)
Leer el libro de los Salmos es encantador no solo por su riqueza temática, que abarca muchos aspectos de la adoración, sino también por la cantidad de mensajes de aliento que contiene. Hay una pregunta legítima acerca de la vida planteada por creyentes y no creyentes, que tiene que ver con la justicia de Dios: “¿Hasta cuándo, oh Dios, se burlará el adversarlo? ¿Por siempre insultará tu nombre el enemigo?” (Sal. 74:10). Es una pregunta significativa, y el silencio aparente de Dios no implica que sea indiferente. Todas las dificultades para entender por qué algunos prosperan a expensas de otros serán resueltas en el Juicio, donde cada uno será recompensado “según lo que haya hecho” (Apoc. 22:12). Esto no quiere decir que en el presente Dios no actúe a favor de su pueblo (Sal. 9:9). A través de instrumentos humanos voluntariosos, Dios viste al desnudo, alimenta al hambriento y visita a quien está en prisión (Mat. 25:40).

‘HAZ ALGO. DIOS’ (SAL. 82)
Cada vez que tenemos que tragar un sorbo agrio de los “limones” que nos da la vida, nuestro clamor por la justicia de Dios asciende al Cielo. La notoria desigualdad de riqueza, por la cual los ricos se aprovechan de los pobres, hace que los escépticos desacrediten el mensaje de que Dios se preocupa por nosotros íntimamente, e incluso sabe cuántos cabellos hay en nuestra cabeza (Mat. 10:30). Puede ser que Dios no ejerza un juicio inmediato sobre los malvados, pero no se mantiene callado para siempre. Su promesa no puede ser mejor: “Ya he tenido suficiente. Estoy en camino para sanar el dolor que hay en el corazón de los desdichados” (Sal. 12:5, paráfrasis).

PROMESAS DE UN REY (SAL. 101).
Aunque las dificultades no dan a nadie el derecho a recibir las bendiciones de Dios, quien permite que su sol salga “sobre malos y buenos y que llueva sobre justos e injustos” (Mat. 5:45), sí nos hacen darnos cuenta de manera más íntima de nuestra necesidad de Dios. Quienes han experimentado lo peor que esta vida tiene para ofrecer tienen más razones para anhelar la próxima. Dios les promete la vida que nunca han experimentado, si tan solo permanecen fieles. Las personas orgullosas e independientes no necesitan la “recompensa en el cielo” (Mat. 5:12), siendo que ya han tenido la suya ahora, mientras pisoteaban a los débiles e Indefensos.

CAMINAR CON EL SEÑOR (SAL. 146).
Poder alabar a Dios en medio de la aflicción es una señal de fe tremenda. Cuando la oscuridad parece velar el rostro, podemos descansar en su gracia Inalterable. David habla de caminar sin miedo en el valle de la sombra de muerte. Él supo lo que es vivir con el corazón en la boca: Saúl lo quería ver muerto. Este tipo de confianza en el poder de Dios no hace que la situación deje de ser realmente difícil, pero da la esperanza de la conquista “por medio de aquel que nos amó” (Rom. 8:37). Esta es la obra que hemos sido llamados a hacer los cristianos (Miq. 6:8).
Cuando compartimos a Jesús con los demás, compartimos la esperanza y la fe que vienen por conocerlo. Lo poco que tenemos para ofrecer como alivio al sufrimiento temporal no es nada, en comparación con la vida abundante que obtenemos al conocerlo y experimentarlo (Juan 10:10). Este gozo nos permite sonreír en medio de la tristeza, y anhelar con ansias la revelación del Rey de reyes.

PARA PENSAR Y DEBATIR:
¿Se preocupa Dios por el sufrimiento y el dolor? Si lo hace, ¿por qué no está haciendo nada para detenerlo?
¿Puede ocurrir que los cristianos sean pobres aun si Dios tiene algo que ver con eso?
¿Qué es más importante, aliviar el sufrimiento humano o presentar el evangelio? ¿Cómo nuestros esfuerzos humanitarios pueden ser diferentes de los que realizan algunas organizaciones seculares?
=============================
ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES
Lectura del folleto Joven
Lección 4: Para el 27 de julio de 2019
MISERICORDIA Y JUSTICIA EN SALMOS Y PROVERBIOS
Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados
Narración: Adan Vicente

(179)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*