Lección 4 | Miércoles 24 de abril 2019 | No fuimos hechos para estar solos | Escuela Sabática Jóvenes

MIÉRCOLES 24 DE ABRIL
NO FUIMOS HECHOS PARA ESTAR SOLOS
Cómo hacer: Gén. 2:18; Ecl. 4:9-12
¿Alguna vez te sentiste solo, y que nadie estaba de tu lado? Bueno, la verdad es que muchas personas se han sentido así. Por eso, Dios creó el compañerismo. Él no quiere que nos sintamos solos y distantes de los demás. En el Jardín del Edén, Adán comenzó a sentirse solo porque vio que cada uno de los animales tenía su compañero. Dios se aseguró de que no se sintiera solo por mucho tiempo, y creó a Eva. Adán había encontrado a su compañera. Generalmente, conocemos a nuestros amigos, y muchas veces a nuestros mejores amigos, cuando somos jóvenes. Más adelante en la vida encontramos a esa persona que se convierte en nuestro compañero para la vida, y vivimos el resto de nuestros días con esa persona. Pero ¿qué deberíamos hacer cuando nos sentimos solos?
Cuenta con las personas en quienes confías. Si alguna vez te sientes solo, intenta buscar a alguien con quien puedas hablar de tus asuntos. Podría ser tu cónyuge o novio (Gén. 2:18), los amigos de tu círculo íntimo en quienes estás seguro de que puedes confiar, o incluso tus padres. Lo más importante es que recuerdes que puedes acudir a Dios también. Él entiende lo que estás experimentando, y te ayudará a sobrellevarlo. Eclesiastés 4:9 al 12 dice: “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno. dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto” (RVR).
Recuerda que lo único que te detiene eres tú mismo. A veces, simplemente estás deprimido y no quieres estar cerca de nadie, ni salir de tu habitación. Tus amigos harán su mejor esfuerzo por sacarte de este estado de ánimo, pero solo pueden llegar hasta cierto punto. Tienes que poner voluntad, enfocarte en lo positivo y recordar que Dios siempre está escuchándote.
No dejes que tus sentimientos te venzan. A veces sentirse solo puede volverse insoportable, pero Deuteronomio 31:6 dice: “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará”.
PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Qué deberíamos hacer cuando nos sentimos lejos de todos?
¿Por qué Dios quiere que tengamos compañerismo?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 3: Para el 20 de abril de 2019
CUÁNDO ESTAMOS SOLOS
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

(106)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*