juveniles

“Jesús no ignoraba su relación con sus padres terrenales.
Desde Jerusalén volvió a casa con ellos, y los ayudó en su vida
de trabajo. Ocultó en su corazón el misterio de su misión, esperando
sumiso el momento señalado en que debía emprender su
labor. Durante 18 años después de haber aseverado ser Hijo de
Dios, reconoció el vínculo que lo unía a la familia de Nazaret, y
cumplió los deberes de hijo, hermano, amigo y ciudadano” (El
Deseado de todas las gentes, p. 61).

DESCARGA PDF DE LA LECCIÓN

(429)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*