Lección 7 | Jueves 15 de agosto del 2019 | El Dios de los necesitados | Escuela Sabática Jóvenes

JUEVES 15 AGOSTO

EL DIOS DE LOS NECESITADOS

Opinión: Mat. 21:12-17

El mayor sermón que Jesús haya predicado alguna vez fue la vida que vivió. Sus Interacciones con las personas comunes mostraban cómo el Dios del cielo está interesado en la vida y los asuntos de cada persona. Los maestros religiosos fallaron al no aceptar a Jesús como el Mesías prometido porque él no cumplía con sus expectativas de librarlos de la esclavitud romana. Jesús no expulsó a los romanos, sino que ministró a la gente, la sanó y demostró compasión hasta con los más pobres y oprimidos.

Isaías 58:5 al 7 habla sobre cómo el verdadero ayuno es más que una demostración externa, porque va en conjunto con la liberación de los oprimidos y el cuidado por los pobres y los hambrientos. A los líderes religiosos les encantaba ayudar como un espectáculo externo. Por las apariencias, parecían piadosos al cubrirse con sacos y cenizas, pero no vieron que el verdadero ayuno que Dios desea es otra cosa. Los mismos líderes religiosos que debían ser los guardianes de los débiles y los pobres en realidad los despreciaban. Se dejaba a los pobres y los oprimidos para que se las arreglaran solos. Estos dirigentes religiosos habían traicionado la confianza que Dios les había dado.

En Mateo 21:12 al 17, cuando Jesús entró en el Templo, vio todo el comercio (piensa en todos los animales y aves, y los gritos de los comerciantes que llenaban el aire). Jesús estaba furioso. Vio cómo la Casa de Dios se había convertido en una casa de comercio, una cueva de ladrones, donde ocurrían engaños y corrupción. El Templo era un símbolo del lugar donde habitaba Dios en Israel, pero ¿cómo podía Dios habitar en un lugar así?

Jesús limpió el Templo. Los líderes religiosos salieron temerosos, mientras los despreciados, los enfermos y los pobres ahora se reunían alrededor de Jesús. Incluso los niñitos se sentaban a sus pies. Todos ellos encontraban un lugar en el Templo de Dios. Este simple acto de limpiar el Templo parecía alejar a los negociantes y a los religiosos de Cristo, pero Cristo estaba demostrando un principio de su Reino: que todos tienen derecho al Reino de Dios y que hay que hacer lugar para todos los que están enfermos, son pobres o necesitados. Jesús cuida y provee para todos sus hijos. Lucas 4:18 declara que Jesús fue ungido por el Espíritu para proclamar buenas nuevas a los pobres, para proclamar libertad al prisionero, la recuperación de la vista al ciego y para liberar a los oprimidos. Debemos alcanzar a los pobres de la misma manera en que lo hizo Jesús.

PARA PENSAR Y DEBATIR

¿Cómo podía el simple acto de limpiar el Templo tener un efecto sobre las autoridades religiosas, en contraste con cómo ellos trataban a los pobres y a los oprimidos?

¿Qué podemos hacer para seguir el ejemplo de Cristo al alcanzar a los pobres y los oprimidos? ¿Qué grupo de personas al que puedes alcanzar en tu comunidad es pasado por alto o necesita ayuda?

=============================

ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES

Lectura del folleto Joven

Lección 7: Para el 17 de agosto de 2019

JESÚS Y LOS NECESITADOS

Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados

Narración: Adan Vicente

(113)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*