Lección 7 | Martes 14 de mayo 2019 | Inferiores o sumisas | Escuela Sabática Jóvenes

MARTES 14 DE MAYO
INFERIORES O SUMISAS
Evidencia: Efe. 5:22-33
En Efesios 5:22, Pablo instruye a las esposas a someterse a sus esposos como al Señor. A muchos hoy les confunde la palabra someter. Someter tenía connotaciones griegas, y quería decir “acomodar en términos militares bajo la dirección de un líder”, así como “una actitud voluntaria de entregar, cooperar, asumir responsabilidad y llevar una carga”.’ Pero con el aumento del feminismo radical y los movimientos desequilibrados de derechos de las mujeres, se intenta mostrar que la sumisión es una debilidad y se considera inferior a quien se somete. Como resultado, la jerarquía del hogar se ha nublado y los roles de los géneros están confusos. Ahora las mujeres ya no están luchando solo por equidad, sino por superioridad.
En Génesis 2, Dios hizo a Eva como una “ayuda idónea” para Adán. Pero desde la caída del hombre en Génesis 3, Satanás ha intentado destruir la unidad familiar destruyendo el modelo que Dios creó. Este modelo vuelve a aparecer en Efesios 5:23: “Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador”.
En los siguientes versículos, a la iglesia se compara con la familia. La esposa es un sinónimo de la iglesia, y el esposo, un sinónimo de Jesús. Jesús es la Cabeza de la iglesia, así como el esposo es la cabeza del hogar. Si Jesús no es la cabeza de la Iglesia, algo está mal. Jesús es el Cimiento, la Piedra angular, la Cabeza. Si el esposo no recibe la oportunidad de liberar y de ser la cabeza de la familia, algo está mal en la casa también.
Someter no es una palabra con una connotación negativa. Al contrario, fue ordenada por Dios en Génesis. Los esposos tienen que recibir la oportunidad de liderar. Las esposas deben someterse. Tendríamos más matrimonios exitosos si se siguiera el modelo bíblico.
Nota de editor. Efesios 5:22 agrega que la sumisión a los esposos no debe ser una deferencia irracional e insensata, sino “como al Señor”. La primera lealtad de una esposa es para el Señor, a quien sirve por sobre todo.
Además, los esposos no deben abusar de esta responsabilidad; su liderazgo debe seguir el modelo: “Así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (Efe. 5:25, RVR). Estos versículos no promueven una conformidad absurda y una licencia para el abuso. Al contrario, presentan una imagen de humildad devota y liderazgo de servicio revestidos de amor cristiano. Ojalá nuestros matrimonios reflejen este ejemplo amado de Cristo.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cómo se manifiesta la Individualidad en medio de la sumisión?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 7: Para el 18 de mayo de 2019
CLAVES PARA LA UNIDAD FAMILIAR
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

(116)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*