LIBRO COMPLEMENTARIO - 01-02-2013 - ESCUELA SABÁTICA 2013

Resulta evidente que el dinero no es la solución a los problemas sociales que nos aquejan. Los países más ricos no han logrado erradicar la ignorancia, el vicio o los males que han plagado a la humanidad durante milenios. Cada día se escuchan patéticas noticias de los países “desarrollados”, impropiamente llamados del “primer mundo”, que ponen de manifiesto que su prosperidad económica no implica que sean menos corruptos ni que su moral sea mejor que la de los demás. La promesa de la Ilustración, con todo su entusiasmo sobre el progreso y la ciencia, no se ha cumplido. Guerras, abusos, desigualdades sociales y económicas continúan siendo una realidad en pleno siglo XXI. Por supuesto, no estamos diciendo que la pobreza sea equivalente a virtud, o que la miseria sea beneficiosa. Pero, debemos reflexionar un poco respecto de qué creemos sobre la abundancia. Dios nos ama, independientemente de cuál sea nuestra condición económica.
Además, según las Escrituras, lo que determina la condición del ser humano no es la cantidad de dinero que posea, sino su relación con Dios.

DESCARGAR PDF – LIBRO COMPLEMENTARIO

(1248)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*