Lunes 14 de octubre – Devoción Matutina para Adultos 2013 — ¿Desea tener paz?

Considera al íntegro, y mira al justo; porque hay un final dichoso para el hombre de paz. Salmo 37:37.

La paz de Cristo no es un elemento turbulento e ingobernable que se manifieste en voces estentóreas y ejercicios corporales. La paz de Cristo es una paz inteligente, y no induce a quienes la poseen a llevar las señales del fanatismo y la extravagancia. No es un impulso errático, sino una emanación de Dios.
Cuando el Salvador imparte su paz al alma, el corazón está en perfecta armonía con la Palabra de Dios, porque el Espíritu y la Palabra concuerdan. El Señor cumple su Palabra en todas sus relaciones con los hombres. Es su propia voluntad, su propia voz, revelada a los hombres, y él no tiene una nueva voluntad, ni una nueva verdad, aparte de su Palabra, para manifestar a sus hijos. Si tienen una maravillosa experiencia que no está en armonía con expresas instrucciones de la Palabra de Dios, bien harían en dudar de ella, porque su origen no es de lo alto. La paz de Cristo viene por medio del conocimiento de Jesús, a quien la Biblia revela.
Si la felicidad proviene de fuentes ajenas y no del Manantial divino, será tan variable como cambiantes son las circunstancias; pero la paz de Cristo es una paz constante y permanente. No depende de circunstancia alguna de la vida, de la cantidad de bienes mundanales ni del número de amigos terrenales. Cristo es la Fuente de aguas vivas, y la felicidad y la paz que provienen de él nunca faltarán, porque él es un manantial de vida. Los que confían en él pueden decir: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” (Sal. 46:1)…
Tenemos motivo de incesante gratitud a Dios porque Cristo, por su perfecta obediencia, reconquistó el cielo que Adán perdió por su desobediencia. Adán pecó, y sus descendientes comparten su culpa y las consecuencias; pero Jesús cargó con la culpa de Adán, y todos los descendientes de Adán que se refugien en Cristo, el segundo Adán, pueden escapar de la penalidad de la transgresión.
Jesús reconquistó el cielo para el hombre soportando la prueba que Adán no pudo resistir; porque él obedeció la Ley a la perfección, y todos los que tengan una concepción correcta del plan de redención comprenderán que no pueden ser salvos mientras estén transgrediendo los sagrados preceptos de Dios. Deben dejar de transgredir la Ley, y deben aferrarse a las promesas de Dios, que están a nuestra disposición por medio de los méritos de Cristo.
Nuestra fe no debe apoyarse en la capacidad de los hombres sino en el poder de Dios… Cristo debe ser nuestra fortaleza y nuestro refugio… La religión pura y viva consiste en la obediencia a toda palabra que sale de la boca de Dios —Signs of the Times, 19 de mayo de 1890; también se encuentra en Fe y obras, pp. 90-92.

MEDITACIONES MATINALES PARA ADULTOS 2013
DESDE EL CORAZÓN
Por: Elena G. de White
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(390)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*