Martes 1 de octubre – Devoción Matutina para Jóvenes 2013 – ¿Para qué tanto esfuerzo?

¿Qué provecho saca el hombre de tanto afanarse en esta vida? (Eclesiastés 1:3).

¿Has visto a un joven esforzado y lleno de entusiasmo en las actividades que lleva a cabo? No es muy común, ¿verdad? Es cierto que este tipo de personas no abunda.
La mayoría prefiere dar el mínimo esfuerzo y conformarse con muy poco.
Se cuenta que en cierta universidad, un profesor se esforzaba por motivar a los alumnos para que se entusiasmaran con su asignatura que, por cierto, era una de las más complicadas del curso. De pronto, un joven levantó la mano y preguntó al maestro:
-¿Cuál es la mínima nota que necesitamos para aprobar su materia?
El profesor se quedó petrificado por la pregunta. Luego, respondió:
-Aquí hay un problema de otro tipo. Cierren sus libros. Debemos hablar de esto con mayor detenimiento.
Así fue como el profesor trató de explicarles la importancia de dar el mayor esfuerzo en cualquier actividad en que uno se involucra. Los jóvenes iban asimilando lentamente lo que el profesor trataba de enseñarles.
Dios no espera lo mismo de todos nosotros. Claro que no espera lo mismo de un niño que de un adulto, o de un anciano y de un joven. No espera los mismos resultados; sin embargo, sí espera un esfuerzo equivalente. ¿Por qué? Porque la voluntad revela el carácter de una persona. Lo importante no son exclusivamente las calificaciones en la escuela, ya que dependen de diversas circunstancias, sino el trabajo y el empeño con que lo realices. Entonces, ¿es necesario esforzarse por obtener una buena nota en la escuela? Por supuesto que sí, ya que eso revela tu carácter. Elena de White se refiere al carácter como un verdadero tesoro, el cual representa “la posesión más valiosa de la tierra y el cielo” (La educación, p. 141).
Luego agrega: “La edificación del carácter es la obra más importante que jamás haya sido confiada a los seres humanos y nunca antes ha sido su estudio diligente tan importante como ahora. Ninguna generación anterior fue llamada a hacer frente a problemas tan importantes; nunca antes se hallaron los jóvenes frente a peligros tan grandes como los que tienen que arrostrar hoy” (Ibíd. p. 227).
¿Te das cuenta? La edificación del carácter es la obra más importante de toda tu vida.
¿Por qué? Porque el carácter es lo único que llevaremos al cielo. Es el gran tesoro de la existencia humana. Por eso hay que cuidarlo mucho, edificándolo con los mejores hábitos; entre ellos, el esfuerzo.
Hoy te Invito a que te esfuerces al máximo en lo que vayas a realizar. Recuerda que el empeño que pones en hacer las cosas es un indicio de tu carácter.

MEDITACIONES MATINALES JÓVENES 2013
¿SABÍAS QUE…?
Por: Félix H. Cortez
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(294)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*