HBOOK007-pequeños800

¡Dios mío! Tengo sed de ti; mi ser entero te desea, cual tierra árida, sin agua, sin vida. Salmo 63:1.

Cada vez es más difícil encontrar agua limpia y buena para beber. Cuando jugamos un poco de más, o cuando el día está muy caluroso, nuestro cuerpo pide un refrescante vaso de agua para beber.

¿Buscas a Dios con las mismas ganas con que buscas un vaso de agua al sentir sed? Cuando Dios está en nuestra vida, parece que todo se pone mejor; es como si una fuente de agua fresca fluyera dentro de nosotros.

Imagina si nunca más sintieras sed. Sería bueno, ¿no es cierto?

Imagina nunca más separarte de Dios.

¡Maravilloso!

No esperes sentir sed de Dios, nuestro Padre. Busca su compañía todo el tiempo.

 Hablemos con Dios

¡Qué bueno que es tener un vaso de agua fresca cuando estamos con sed!

¡Qué bueno que es tener tu compañía, Señor! ¡Que sea así para siempre!

¡Amén!

 MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

__________________________________________________

(208)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*