HBOOK007-pequeños800

¡Tú eres mi roca y mi castillo! Salmo 31:3.

Estábamos caminando cerca de casa cuando aquel perro enorme corrió hacia nosotros. Parecía que no íbamos a poder evitar el ataque, pero oímos: “¡Trueno, aquí!”

¡Fue un alivio! El perro adiestrado respondió a la orden de su dueño.

¿Pensaste que lío hubiera sucedido si ese perro no hacía caso? Ni pensarlo…

De alguna manera, nosotros también estamos bajo el comando de Dios. Somos sus hijos y podemos escuchar, o no, su voz.

Al obedecer, nos comportaremos de una manera adecuada, lo cual hará feliz a Dios y nos protegerá.

Pero si no atendemos a su voz… ¡Qué terrible! Ni siquiera es bueno pensarlo….

Hablemos con Dios

Mi Señor y Líder guía mis pasos y comanda mi vida.

Te lo pido en el nombre de Jesús. ¡Amén!

 

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(264)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*