ADULTOS - LOS ORIGENES 1T 2013 (1)

Miércoles 27 de febrero
PROTEGER LO QUE ES PRECIOSO
Uno de los mayores ejemplos del amor de Dios por la humanidad puede encontrarse en la sexualidad humana. Es realmente un maravilloso don de Dios. No obstante, como con todos los dones que se nos dan, no viene sin condiciones. Es decir, no es algo que podemos usar como queramos. Dios ha puesto algunas reglas. De hecho, él es muy claro: la actividad sexual ha de ocurrir entre hombre y mujer, y esposo y esposa (solo en el contexto del matrimonio). Cualquier cosa fuera de eso es pecado.

Lee Mateo 5:27 al 30. Considera cuán seriamente toma Jesús los problemas que se mencionan aquí. ¿Qué es lo que está en juego, en última instancia?

Por mucho que nos gusta concentrarnos en toda la gracia y el perdón que Jesús otorga a los pecadores (y es correcto hacerlo), no podemos olvidar las elevadas normas de moralidad que él vivió y predicó. Es difícil imaginar cómo Jesús habría expresado con más fuerza la advertencia contra la inmoralidad sexual como se revelan en esos pocos versículos. ¿Sacarte un ojo? ¿Cortarte tu mano? Si esto es lo que hace falta para ser puro, entonces vale la pena; de otro modo, estás en peligro de perder tu vida eterna.
“Si todos los que profesan obedecer la ley de Dios estuvieran libres de iniquidad, mi alma quedaría aliviada; pero no lo están. Aun, algunos de los que profesan guardar todos los mandamientos de Dios son culpables del pecado de adulterio. ¿Qué puedo decir para despertar sus sensibilidades embotadas? Los principios morales, aplicados estrictamente, son la única salvaguardia del alma” (CSS 623, 624).

Por fuerte que sea la advertencia de Jesús aquí, no podemos olvidar la historia acerca de la mujer sorprendida en el acto mismo de adulterio (Juan 8:1-11). ¿Cómo llegamos a un equilibrio correcto entre mantener las normas de las que habló Jesús en los versículos citados arriba mientras, al mismo tiempo, mostramos gracia y compasión a los que caen, como lo revela esta historia?

(515)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment