Jovenes

Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos (1 Corintios 1:27).

¿Sabes por qué Dios eligió a los doce discípulos entre los pescadores de Galilea y no entre los sofisticados intelectuales de Jerusalén? Por revelación y por lógica sabemos la respuesta: porque a ellos podía enseñarles los principios de un reino que no es de este mundo.

En el año 1972 el periodista David Halberstam publicó el libro The Best and the Brightest [Los mejores y los más brillantes]. El libro trata sobre el plan de acción de la política de los Estados Unidos en Vietnam a principios de la década de los sesenta. El título del libro se refiere a que aquellas personas habían recibido la mejor educación y la mayoría había alcanzado triunfos notables en los negocios, en el gobierno y en el medio académico antes de su participación en la planificación de la estrategia inicial en Vietnam. Luego David Halberstam se preguntaba: ¿Por qué las estrategias que formularon resultaron tan desastrosas si eran los mejores y los más brillantes? Quizá porque, en última  instancia, no eran ni los mejores ni los más brillantes. Si uno lee la Biblia descubre que Dios raramente eligió a “los mejores y los más brillantes” para encomendarles una tarea importante.

Cuando lo hizo, diríamos con reverencia que parece que no le fue muy bien. Como ejemplo tenemos al rey Saúl, a Judas y a Salomón. Tal vez la siguiente declaración divina sea más cierta de lo que imaginamos: “La sabiduría del mundo es locura para Dios”. Convendría echarnos un vistazo a nosotros mismos. ¿Eres muy inteligente? ¿Tienes un elevado coeficiente intelectual? ¿Te elogian mucho los demás y todos proclaman que eres muy inteligente? ¿Lo crees tú y te ufanas de ello? Si es así, ten cuidado, porque ninguno de nosotros es “el mejor y el más brillante”; y, si lo somos, es porque la escala es muy baja. No es muy honorable ser declarados altos mientras lo miden a uno en centímetros, ¿verdad? ¡Cuánto mejores seguir el consejo de Dios: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Fil. 2:3)! El que sabe más que todos en el universo, dijo que el mejor, el más brillante y el más grande es el que sirve más y mejor (Mat. 20:25-28). Recuerda el texto de hoy mientras te dedicas a tus tareas diarias.

MEDITACIONES MATINALES JÓVENES 2013

¿SABÍAS QUE…?

Por: Félix H. Cortez

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(324)

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*