Notas de Elena | Jueves 11 de abril 2019 | La elección de una carrera | Escuela Sabática

Jueves 11 de abril: La elección de una carrera
Dios quería que el hombre hallase felicidad en su ocupación: el cuidado de las cosas que había creado, y que sus necesidades fuesen suplidas por los frutos de los árboles que había en el huerto.
A Adán fue dada la obra de cuidar el jardín. El Creador sabía que Adán no podía ser feliz sin ocupación. La belleza del huerto le deleitaba, pero esto no bastaba. Debía tener trabajo que diera ejercicio a los admirables órganos de su cuerpo. Si la dicha hubiese consistido en estarse sin hacer nada, el hombre, en su estado de inocencia, habría sido dejado sin ocupación. Pero el que creó al hombre sabía qué le con-venía para ser feliz; y tan pronto como lo creó le asignó su trabajo. La promesa de la gloria futura y el decreto de que el hombre debe trabajar para obtener su pan cotidiano provinieron del mismo trono (El hogar cristiano, p. 23).
Necesitamos en este país colegios para educar a niños y jóvenes, a fin de que sean amos del trabajo y no esclavos de él… Repare el trabajador en el beneficio que puede obtener en la ocupación más humilde haciendo uso de la capacidad que Dios le ha dado como un don. De este modo puede llegar a ser un educador que enseñe a otros el arte de trabajar inteligentemente. Puede comprender lo que quiere decir amar a Dios con el corazón, el alma, la mente y la fuerza. Las facultades físicas han de ponerse al servicio como resultado del amor hacia Dios. El Señor quiere la fuerza física; vosotros podéis revelar vuestro amor hacia él por el empleo debido de vuestras facultades físicas, haciendo precisamente el trabajo que es menester hacer. No hay acepción de personas para con Dios…
Hay en el mundo una gran cantidad de trabajo penoso y abrumador que hacer, y aquel que trabaja sin poner en acción las facultades de la mente, del corazón y del alma, dadas por Dios, y emplea solo la fuerza física, hace del trabajo una fatigosa carga. Hay hombres con mente, corazón y alma que consideran el trabajo como una actividad baja y tediosa y se entregan a él con resignada ignorancia, haciendo las cosas sin ganas, sin esforzar las aptitudes mentales para hacer mejor el trabajo.
Hay ciencia en las ocupaciones más humildes, y si todos lo consideraran así, verían nobleza en el trabajo. El corazón y el alma han de ponerse en cualquier clase de trabajo; entonces habrá alegría y eficiencia… Hay honra en cualquier clase de trabajo cuya ejecución sea esencial. Hágase de la ley de Dios la norma de la acción y ella ennoblecerá y santificará todo trabajo. La fidelidad en el cumplimiento de cada deber ennoblece la obra y revela un carácter que Dios puede aprobar (La educación cristiana, p. 335, 336).
Por su propia amarga experiencia, Salomón aprendió cuán vacía es una vida dedicada a buscar las cosas terrenales como el bien más eleva-do. Erigió altares a los dioses paganos, pero fue tan solo para compro-bar cuán vana es su promesa de dar descanso al espíritu. Pensamientos lóbregos le acosaban día y noche. Para él ya no había gozo en la vida ni paz espiritual, y el futuro se le anunciaba sombrío y desesperado.
Sin embargo, el Señor no le abandonó. Mediante mensajes de reprensión y castigos severos, procuró despertar al rey y hacerle comprender cuán pecaminosa era su conducta…
Salomón sintió los reproches de su conciencia y empezó a ver lo que verdaderamente significaba su locura. Afligido en su espíritu, y teniendo la mente y el cuerpo debilitados, se apartó cansado y sediento de las cisternas rotas de la tierra, para beber nuevamente en la fuente de la vida… No podía esperar que escaparía a los resultados agostadores del pecado; no podría nunca librar su espíritu de todo recuerdo de la conducta egoísta que había seguido; pero se esforzaría fervientemente por disuadir a otros de entregarse a la insensatez (Conflicto y valor, p. 196).
Viernes 12 de abril: Para estudiar y meditar
El Deseado de todas las gentes, “Una cosa te falta”, pp. 477-480.
Mensajes selectos, t. 1, “Un cielo que ganar”, pp. 112.
=============================
Notas de Elena G. de White
Lecciones de Escuela Sabática para Adultos
Lección 1: ara el 6 de abril de 2019
LAS DECISIONES QUE TOMAMOS
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Maira Fermin

(177)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*