ESPT300X395

Sábado 2 de febrero
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Génesis 3:1-15; Mateo 4:3-10; Colosenses 2:20-23; Juan 3:17; Apocalipsis 14:6, 7.

PARA MEMORIZAR:
“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya;
esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Gén. 3:15).

UN CÓMICO SOLÍA REPRESENTAR a una mujer llamada Geraldine. En un monólogo, ella era la esposa de un pastor y había vuelto de compras con un vestido muy costoso. Su esposo (también representado por el mismo comediante) se enojó.
Geraldine le gritó como respuesta: “¡El diablo me hizo comprar este vestido! Yo
no lo quería comprar, pero él me siguió molestando”.
Se supone que ese diálogo es divertido. Pero nuestro mundo y el mal que hay
en él muestran que Satanás no es asunto de risa.
Para algunos, la idea del diablo es una antigua superstición que no tiene por
qué ser tomada en serio. Sin embargo, la Escritura es inequívoca: aunque Satanás
es un enemigo vencido (Apoc. 12:12; 1 Juan 3:8), él está aquí en la tierra, decidido
a generar en la creación de Dios tanto desastre y destrucción como le sea posible.
Esta semana consideraremos el ataque original de Satanás y lo que podemos aprender de él, de modo que, mientras somos asaltados por él, podamos reclamar la victoria que es nuestra en Cristo.

(398)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*