HBOOK007-pequeños800

Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios. Ruth 1:16.

Ruth estaba casada y era feliz. Pero su marido se murió y ella se puso muy triste. ¡Una tragedia!

Su suegra se llamaba Noemí, y Ruth decidió ir con ella a donde Noemí quisiera ir.

¿Sabías que algunos alimentos reaccionan de maneras diferentes en contacto con el agua caliente? La papa, por ejemplo, se ablanda. El huevo, en cambio, al ser cocido, se endurece.

Una tragedia o una dificultad funcionan como si nos sumergieran en agua hirviendo. Si tú fueras un huevo, tu problema te dejaría endurecido, malhumorado e insensible. Si fueras una papa, saldrías blando y flexible.

Ruth se comportó como una papa. Fue gentil con Noemí, aun enfrentando una gran tristeza.

Después, Dios la bendijo y ella se casó con un buen  hombre. Cuando su hijo creció y fue abuelito, ¡fue el tátara… tátara… tatarabuelo de Jesús! ¿Estás entendiendo? ¡Ruth y Jesús eran de la misma familia!.

Hablemos con Dios

Buen Dios, quiero ser como una papa, que sale más blanda después de pasar por un momento difícil. Necesito tu ayuda para eso. ¡Amén!

 

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(259)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*