Jovenes

De la abundancia del corazón habla la boca. El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón saca el bien, pero el que es malo, de su maldad saca el mal (Mateo 12:34, 35).

Cerca del campus de la Universidad de Washington se encuentra “El laboratorio del amor”. Su nombre oficial es Laboratorio de Investigación sobre la Familia; si quieres saber más, busca The Love Lab en www.gottman.com. Es un centro de alta tecnología que John Gottman fundó en la década de 1980 para investigar las relaciones entre parejas. John ha entrevistado a más de tres mil parejas y ha logrado predecir con un noventa y cinco por ciento de precisión si una pareja seguirá casada quince años después del matrimonio. Cuando me enteré de la existencia del laboratorio, inmediatamente quise saber cuáles eran las conclusiones a las que había llegado. Estoy convencido de que una persona puede tener mucho éxito en diversos aspectos de su vida, pero si no tiene un matrimonio feliz, todo lo demás carece de significado. ¿Cuál es, entonces, la clave de un matrimonio duradero?

Se analiza a las parejas en un salón donde se sientan a menos de dos metros de distancia uno del otro, en dos sillas de oficina sobre plataformas. Ambos tienen electrodos y sensores en los dedos y en las orejas para detectar su ritmo cardiaco, cuánto sudan y la temperatura de su piel. Debajo de las sillas, un sensor de movimiento detecta cuánto se mueve cada uno. Además, una cámara apunta a cada miembro de la pareja. Se les pide que discutan cualquier asunto que se haya convertido en un motivo de discordia en su matrimonio. Se les deja completamente a solas y se graba cuidadosamente cada palabra, expresión, movimiento y reacción de su cuerpo durante quince minutos. Después, cada segundo de la sesión es analizado con cuidado y se le asigna una emoción.

Existen veinte categorías. Por ejemplo, repugnancia es 1, desprecio es 2, ira es 7, tristeza es 12, etcétera. Esos números encierran una información muy valiosa que, con la interpretación apropiada, puede predecir si una pareja permanecerá unida quince años después de haber contraído matrimonio. ¿Verdad que es interesante? Lo que el laboratorio analiza finalmente son palabras, así como las motivaciones y los efectos que conllevan. Las palabras son un instrumento muy poderoso. Pueden ser tan cortantes como una espada de dos filos o tan refrescantes como un bálsamo. Además, las palabras revelan lo que hay en nuestro corazón. Creo que si estás pensando en casarte, es muy importante que desde ahora aprendas la ciencia de la cortesía y el buen trato hacia los demás, especialmente hacia el sexo opuesto.

 

MEDITACIONES MATINALES JÓVENES 2013

¿SABÍAS QUE…?

Por: Félix H. Cortez

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(501)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*